Blogia
psicotikblog

¿Cueces o enriqueces?

¿Cueces o enriqueces? Aquella carretera parecía no acabar nunca. Pese a la poca iluminación, de cerca podía ver los brillos del coche nuevo de Yva. Por fin giramos a la derecha y ante mí se alzaba aquel chalet independiente, típico de las familias de clase media-alta de principios de los 80. Varias plantas y un caminito que cruza un jardín en cuesta para dar paso a una terraza-mirador donde recibir a las visitas. Mientras avanzaba por aquel sendero de piedras planas, me recorría por el estomago el gusanillo de lo desconocido. No conocía a nadie, pero en parte sabía lo que me iba a encontrar. A lo lejos se vislumbraban siluetas en las se que podía reconocer a Elvis Costello, Jay Kay y al cantante de The Strokes entre otros. Aumenta mi nerviosismo. Conforme nos acercábamos, las siluetas van cobrando forma y transformándose, poco a poco, en gente con ganas de parecerse a ellos. Hola, hola. Agarro un vaso y pienso en que hacer con mi otra mano. Me enciendo un cigarro. Click, pfffffffff. Vale, ya estoy aqui y debo acabar con mi fama de insociable. No puedo. Me bebo el vaso de un trago. Me pongo otro. Me enciendo otro cigarro. Click, pffffffff. A mi alrededor todo el mundo se conoce y habla tranquilamente de sus cosas comunes. Saco el móvil y miro la hora. Las 23:30. Oriento la oreja y alcanzo a oir la conversación del grupo de mi derecha. Hablan, desde una brecha quántica y con el forzado acento de Boris, de lo buenos que son los anuncios de la ONCE, y en concreto, el que dice "Soy un ex-empleado, un ex-estresado, una ex-paranoica, etc" mientras suenan las notas de The Big Lebowski. Me recorre una arcada con la que lucho para que no acabe en vomito. Lo gay esta de moda, así como tener una banda o ser diseñador efímero. Me he vuelto a beber el contenido del vaso. Vuelvo a llenarlo, esta vez, con más dificultades. Apago el cigarro con cierto mal sabor de boca. Dos cigarros en 15 minutos secarían la boca al mismo hombre de hielo. Ami se adentra en la maraña para interceptar un sándwich vegetal. Puag, lleva tomate. Odio el tomate. Nos miramos y notamos el paréntesis entre nosotros y el resto de invitados al cumpleaños. Nosotros no levitamos, ni vemos oro donde solo hay niquel. Busco el vaso de plástico con mi nombre y me pongo otro poco de sangría. Esta vez ya me mojo la mano con el cucharón sopero. "Yo no me voy a ir muy tarde", dejo caer a Ami. "La verdad es que yo también estoy un poco cansada". Vamos bien. ¿Le damos los regalos?. Me parece bien. Un servicio de Plato hondo, plato plano y plato de café de Zara Home, un mantel, que también sirve para enrollar sushi, y un jarrón con almendras pintadas de dorado a medio secar. Alegría, caras de sorpresa y un 'Anda, con la falta que me hace...', seguido de 'No teníais que haberos molestado'. Me siento como si regalará un cogín de IKEA al diseñador de BO Concept. De pronto aparece en escena una chica con el pase VIP de Dralion [el nuevo nombre del mismo espectáculo de El Circo del Sol] colgado al cuello. Si quería que viera el pase, ya lo he hecho. Me pregunto si ha conducido 40 km con él o estratégicamente se lo ha puesto en la entrada. Lo enseña a las masas y sonríe. "Es que vengo directamente", se explica. Muak, muak, yo me largo.

p s i c o t i k b l o g . h e l l b o y
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Yva -

Hellboy no se adapta!!! La verdad es que yo ya estoy acostumbrada... tuve que hablar portugues con un madrileño flipao, que me deslumbraba con su camiseta de lentejuelas... coche nuevo+ sueño= nada de sangria= aproveche el tiron de hellboy y ami

aMi -

Recuerdo la misma noche. Ese sandwich vegetal que se me insinuó desde que entré por la puerta. Yva charlaba, Hellboy fumaba, bebía y daba toquecitos nerviosos con el pie en el suelo...
Pero él, inmóvil, me había estado esperando hasta que entré por la puerta. Lo cogí. Primer mordisco... mmmmmm. Escuche unas palabras de fondo... "¿Lleva tomate? puaj" pero esas palabras se confundían con el placer que estaba experimentando.
Pasados 10 minutos comencé a sentirme observada de nuevo, ¿será la camiseta que llevo hoy? Miré a mi alrededor y lo comprendí todo. En la mesa estaba el último sandwich vegetal, ejerciendo un poder sobrenatural sobre mí. A pesar de que no conocía a nadie y temía parecer una de esas personas que pasan los cumpleaños pegadas al buffet, me acerqué con sigilo y lo volví atener entre mis dedos. Un segundo y breve placer.

Disfrutando de este estado crucé fortuitamente una mirada con Hellboy, ¿Nos vamos?, insinuaba.

Claro, respondí también con la mirada. Miré de reojo a la mesa y la bandeja estaba vacía, la noche ya me había dado todo lo que le podía pedir.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres